Complejo Asistencial Dr. Sótero del Rio
Menú Principal
4 de mayo de 2020

UCI del Sótero del Río será primera en estar completamente protegida con láminas de cobre

Bien sabido es que el Cobre es una superficie antibacteriana, un metal único para la eliminación de virus y bacterias que ha probado ser eficiente en el combate a las Infecciones Intrahospitalarias o infecciones asociadas a la atención de salud (IAAS). Es pensando en esto que, una alianza entre el Hospital Sótero del Río y la empresa chilena CUNOV, ha permitido revestir camillas, manillas y otras superficies de la Unidad de Paciente Crítico del recinto asistencial.

La instalación en el Complejo Asistencial Dr. Sótero del Río es la primera Unidad de Cuidados Intensivos de Adulto Pública, completamente instalada con esta solución en el mundo. Considera la protección con cobre de 42 camas críticas y las superficies aledañas de contacto frecuente, seleccionadas en conjunto con el equipo del hospital tales como porta suero, veladores, mesas, interruptores, entre otras.

Para el Director del Hospital, Dr. Gonzalo Menchaca, “este es un proyecto muy importante, no sólo por el tamaño de nuestra UCI y la cantidad de usuarios que tenemos, sino porque además de resguardar a pacientes que se encuentran hospitalizados, ofrece una protección extra a los equipos de salud ante un virus tan contagioso”.

Los revestimientos de cobre interrumpen la cadena del contagio reemplazando o recubriendo superficies que participan en ella. La idea nace en un equipo multidisciplinario –e intergeneracional– conformado por una médico infectóloga y tres ingenieros; sus experiencias y conocimientos se complementan bien para cubrir los aspectos técnicos, tecnológicos y de negocios que demanda el proyecto.

La Infectóloga Tamara Viviani, socia fundadora de CUNOV, explica que “las superficies, especialmente en lugares públicos, pueden reinfectarse fácilmente y los microorganismos permanecen activos muchas horas. Así, las superficies en hospitales y clínicas están frecuentemente contaminadas con agentes patógenos y son causa reconocida de las IAAS. Una forma de darles protección adicional, es utilizando materiales con propiedades inherentes que hagan posible una acción antimicrobiana. Entre éstos, el cobre es el que más estudiado y recientemente se ha demostrado que es la superficie en que menos tiempo vive el virus que causa COVID-19, en comparación con los materiales más comúnmente usados en ambientes clínicos”.

Con la técnica de adherir finas láminas hechas a medida para cubrir áreas de alto contacto, no hay que reemplazar ni mobiliario ni infraestructura, se usa menos cobre y no requiere detener la operación de la Unidad de Paciente Crítico.

Esto viabiliza la utilización del cobre como un antimicrobiano eficaz que reduce la carga microbiana del ambiente, impide la colonización por agentes multirresistentes y la formación de biofilms. De implantación muy simple sobre la infraestructura existente, es una solución de costo bajo, especialmente atractiva para países y/o instituciones que no pueden hacer una gran inversión en tecnologías caras o disruptivas, para casos como brotes, que exigen una acción rápida o para medidas transitorias, como por ejemplo parte de una Campaña de Invierno.