Complejo Asistencial Dr. Sótero del Rio
Menú Principal
12 de julio de 2021

Teleterapia: Padres coterapeutas y empoderados en la rehabilitación auditiva de sus hijos/as

Sin duda la pandemia ha traído diversos cambios en nuestras vidas y una de ellas ha sido adaptar las distintas situaciones y contextos a los cuales estábamos acostumbrados. La medicina a distancia o telemedicina ha sido una manera de seguir atendiendo a nuestros pacientes en la comodidad de su hogar, sin la necesidad de tener una atención de manera presencial.

El Centro de Rehabilitación Auditiva (CRAI) desde el 2020 ha adoptado la Teleterapia como forma de seguir brindando atención a sus pacientes, lo cual ha traído positivos resultados tanto en los niños y niñas como en sus familias, quienes se han visto mayor empoderados en lo que respecta a la rehabilitación auditiva de sus hijos.

Niños y niñas al otro lado de la pantalla

Sofía tiene 5 años y desde los 2 acude al CRAI cuando le diagnosticaron Hipoacusia Bilateral Severa, y desde ese minuto acudía cada semana a sus terapias viajando varias horas desde San Fernando hasta el Hospital. “Nunca dejamos de asistir a sus terapias, porque sabemos lo importante que es para su rehabilitación. Obviamente para nosotros es un costo económico ir cada semana, porque es un gasto en locomoción, pero sabemos que no podíamos renunciar a esa oportunidad que nos dieron. Hoy en día gracias a la Teleterapia todo ha sido maravilloso, porque si bien extrañamos a sus terapeutas verlos físicamente, ellos han sabido traspasar la pantalla y hacer la terapia de la misma forma que era cuando estábamos en el CRAI”, señala su madre, Cindy Zúñiga.

Por su parte, Noemí Arias, mamá de Matilde (7 años) comenta que le ha costado un poco adaptarse a esta rutina de mantener a su hija frente a la pantalla para realizar la terapia, pero agradece todas las herramientas que los terapeutas le han entregado para poder desarrollar de la mejor manera la rehabilitación auditiva de su hija. “Para nosotros no ha sido todo tan fácil, porque soy sola con mis tres hijos, y tengo que dividirme entre mi trabajo, clases y teleterapia, pero así y todo agradezco enormemente que los terapeutas no nos hayan abandonado en pandemia, sino que hayan encontrado la manera de seguir atendiendo a mi hija”, sostiene.

Terapias adaptadas

Ambas niñas reciben atenciones de fonoaudiología, terapia ocupacional, musicoterapia y educación diferencial, además cuentan con el apoyo psicosocial constantemente. Florencia Barba, fonoaudióloga del CRAI comenta que el 80% de las familias adhirió a este sistema y que, si bien en un inicio fue más complejo adaptarse, con el tiempo ha mejorado la adherencia a las sesiones y las familias se han visto aún más comprometidas en la teleterapia. “La familia desde siempre ha jugado un rol fundamental en la rehabilitación de sus hijos y ahora siendo ellos quienes realizan la teleterapia, tienen un rol aún más importante. Ahora lo vemos mucho más empoderados, comprometidos y seguros de que cada sesión de sus hijos es un aporte en su rehabilitación y desarrollo”, sostiene.

Las sesiones son de una hora online, una o dos veces a la semana, dependiendo del paciente. Se crea un programa y se realizan sesiones individuales y grupales. “Uno de los factores más complejos fue introducir a los papás en esta nueva modalidad, sin embargo, hemos un gran trabajo en equipo, porque ellos se han transformado en los coterapeutas de sus hijos. En mi caso, hice varios videos utilizando la música para cumplir los objetivos terapéuticos y la verdad ha sido muy positivo para nuestros niños y niñas”, señala Matías Millar, musicoterapeuta del CRAI.

Por su parte, Verónica Almonacid, trabajadora social del Centro, enfatiza que siempre han estado pendiente de las distintas realidades de las familias de los pacientes. “En un inicio conseguimos tablets para entregarles a aquellas familias que no contaban con aparatos tecnológicos para realizar la terapia. Hemos hecho visitas domiciliarias en caso de que alguno tenga alguna complicación para conectarse o simplemente ha tenido algún problema que interfiera en la adhesión de sus terapias. Lo más importante para nosotros es que las familias logren conectarse y los niños y niñas no pierdan sus terapias, porque su rehabilitación auditiva es fundamental”.

No cabe duda que las familias han recibido el apoyo y las atenciones necesarias del CRAI para seguir sacando adelante a sus hijos/as y han sentido que, a pesar de la dificultad de la pandemia, los profesionales están siempre dispuestos en ayudar. “No tengo palabras de agradecimiento a cada uno de los terapeutas de mi hija, porque han sido un tremendo apoyo durante este tiempo. A pesar de que nadie estaba preparado ni adaptado para que tanto las clases o las atenciones de salud fueran por una pantalla, para nosotros ha sido muy beneficioso y por, sobre todo, los profesionales se han dedicado a que no notemos que son teleterapias, sino que sigan siendo con la misma calidad que entregan cuando vamos presencial”, enfatiza Cindy.

En tanto, Mitzy Herrera, coordinadora del CRAI añade que “estamos trabajando para levantar un programa de telerehabilitación a corto plazo, que pueda entregar apoyo a los pacientes que vienen desde regiones, ya que somos centro de derivación nacional, y sabemos que muchas veces, el acceso en regiones a las terapias es complejo, por lo que buscaremos impulsar este desafío en cada uno de los lugares desde donde recibimos a niños y niñas. El modelo que queremos propiciar involucra que todos los niños/as puedan tener acceso al mismo equipo integral con el que contamos aquí en Santiago”, enfatiza.