Complejo Asistencial Dr. Sótero del Rio
Menú Principal
2 de agosto de 2021

Semana Mundial de la Lactancia Materna: Educar a las madres es clave

Entre el 1 y el 7 de agosto se celebra a nivel mundial la Semana de la Lactancia Materna con la finalidad de visibilizar la importancia de la leche materna tanto en la madre como en el recién nacido. La unidad de Neonatología, a través del Comité de Lactancia, de nuestro hospital realizará diferentes actividades en torno a esta celebración para educar e informar a la comunidad.

La lactancia materna provee de numerosos beneficios para el lactante y la madre. Inicialmente la lactancia puede ser dificultosa, pero hay que hacer todos los esfuerzos para mejorarla, según recomendaciones de los especialistas. “La consulta a profesionales y en clínicas de lactancia permiten conocer técnicas de acople o de toma del pecho para mejor extracción y reducir el dolor. Sin embargo, en algunas ocasiones y a pesar de los esfuerzos, no se logra una buena producción de leche y se debe recurrir a alternativas como el uso de fórmulas que no producen los beneficios de la leche materna”, sostiene la Dra. Patricia Mena, neonatóloga y encargada del Banco de Leche Materna de nuestro Hospital.

Agrega que no existe una recomendación única del tiempo que debe durar la lactancia materna, ya que esto va a depender de la situación de la madre y del bebé. Se espera al menos 6 meses para obtener los beneficios de la lactancia, y deseablemente se sugiere prolongarla hasta los dos años. Con respectos a las complicaciones que pueda existir en proceso de lactancia, la Dra. Mena señala que “uno de los problemas importantes de la toma inadecuada es el dolor al amamantar, que puede inhibir la producción y excreción de leche. La formación de heridas facilita la infección y la extracción incompleta de la leche favorece la mastitis”.

Apoyo a las madres

La Unidad de Neonatología aplica diversas estrategias para fortalecer y apoyar la lactancia materna en las madres de bebés hospitalizados, considerando las distintas emociones a las que se exponen durante el tiempo de hospitalización de sus hijos/as. Las matronas de lactancia cumplen un rol importante en este proceso, ya que son quienes acompañan, informan y educan a las madres para empoderarlas en este proceso. Se les realiza asesoría personalizada dependiendo de cada necesidad; se hace extracción precoz de la leche con estimulación cada tres horas (todo esto acompañado de videos y fotos de sus hijos/as para generar mayor estímulo y producción).

Además, “generamos la importancia de la estimulación del contacto piel con piel, acompañado de extracciones. El hecho de que la madre tenga mayor contacto con su hijo, facilitará el reflejo eyecto lácteo, que es la expulsión de leche a través de la oxitocina más conocida como la hormona del amor (…) Si una madre no produce suficiente leche como para alimentar a su hijo, se realizan técnicas de sonda al pecho y  en el caso de recién nacidos prematuros, se les entrega leche materna donada (del Banco de Leche) previo al consentimiento de la madre”, señala María Graciela Lavanderos, matrona de lactancia de la Unidad de Neonatología.

La Unidad cuenta con el único Banco de Leche Materna del país para apoyar la alimentación de los bebés prematuros extremos. La Dra. Patricia Mena, encargada del Banco de Leche, comenta que “en el caso del prematuro si no recibe leche materna aumenta el riesgo de enterocolitis necrotizante, que es una grave inflamación intestinal, aumenta el riesgo de problemas pulmonares crónicos, de retinopatía del prematuro, y a mayor plazo el riesgo de menor nivel de desarrollo y de problemas de conducta y sociabilidad”.

Lactancia en tiempos de Pandemia

La Lactancia materna es la fuente principal de la alimentación de un recién nacido y cobra mayor importancia durante este periodo, cuando la amenaza de contagios por COVID-19 es permanente. “La leche materna es rica en sustancia inmunológica, que aportan de forma activa un traspaso de anticuerpos, por lo tanto, siempre se deberá privilegiar la lactancia materna. En el caso de una madre con COVID (+) los lineamientos a nivel mundial son favorecer el amamantamiento, previo a un lavado de mamas y uso de mascarillas; también una buena opción es la extracción de leche materna”, señala María Graciela Lavanderos, matrona.

Añade que “lamentablemente la lactancia se ha visto afectada en niños/as hospitalizados, ya que el vínculo madre-hijo es fundamental para la protección y fomento de la lactancia materna. Las restricciones en los horarios de visitas de las madres, generan menor estímulo del recién nacido directamente en la mamá, por lo tanto, menor producción de leche materna. Por ende, el acompañamiento y la educación que se le debe entregar de forma permanente a la familia en relación a fomentar la lactancia son herramientas fundamentales”, sostiene.

Por su parte, Nicol Bello, terapeuta ocupacional y asesora de lactancia del área de hospitalización pediátrica, señala que sin duda la pandemia trajo diversos problemas en el proceso de lactancia, ya que las madres al separarse de sus hijos conviven con un estrés importante que afecta la producción, además la suspensión de visitas que hubo al inicio de la pandemia también provocó que muchas madres no siguieran con lactancia. “Como profesionales respetamos cada una de las decisiones de las mamás en el proceso de lactancia y si ellas se sienten con las ganas de hacerlo, hacemos todo lo posible para que sus hijos/as sigan con lactancia materna. Aplicamos técnicas como sonda al pecho, al dedo, ofrecemos el lactario de pediatría para la extracción de leche, la cual permite mayor producción de la misma, educación y acompañamiento para la extracción en sus casas, etc.”.

Sostiene que los niños/as hospitalizados que están con leche materna tienen una recuperación más rápida, por lo que se les ofrece a las madres toda la información, acompañamiento y educación para que sigan con su lactancia durante y posterior a la hospitalización.

Lactancia y Alimentación

Sin duda la lactancia materna provee de todos los nutrientes que el recién nacido necesita, por ende, una buena nutrición de la madre será fundamental para lograr una buena lactancia. La nutricionista Cynthia Araya, encargada del SEDILE (servicio dietético de leche) y lactario de pediatría, enfatiza que una alimentación equilibrada durante el proceso de lactancia será clave para que tanto la madre como su hijo/a obtengan los beneficios de la lactancia.

Muchas veces escuchamos que cuando comenzamos con la lactancia, la madre debe aumentar su ingesta calórica y la verdad es que el aumento debe ser mínimo, porque lo más importante es la calidad en la alimentación y no la cantidad (…) No es más de un 5% (200 a 300 calorías extras) lo que la madre debe aumentar en lo que come para que el lactante reciba lo que necesita”.

Recalca que la madre debe mantener una alimentación equilibrada a base de lácteos, proteínas bajas en grasas, legumbres, cereales, frutas, verduras y consumo de agua. “Si existiese alguna restricción de algún alimento, siempre debe ser bajo supervisión médica. Puede ser que por el consumo de algún alimento su hijo tenga alguna reacción gástrica o dérmica y deba suspenderlo, pero siempre estos cambios o exclusión de alimentos debe ser bajo el acompañamiento médico, eso es muy importante”, señala la profesional.

Principales beneficios de la Leche Materna
En el recién nacido:

-Proporciona los nutrientes necesarios en la proporción y temperatura adecuada
-Se digiere y asimila con gran facilidad
-Provee de un mayor periodo de inmunidad
-Reduce la predisposición a enfermedades respiratorias
-Previene las alergias
-Preparan al niño para aceptar mayor variedad de alimentos, por los cambios de sabor que se producen en la leche según el tipo de alimentos que consume la madre
-Favorece el correcto desarrollo de la musculatura orofacial
-Ayuda a desarrollar el vínculo entre madre-hijo
-Disminuye el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas en la etapa adulta

Para la madre

-Recuperación postparto
-Previene el Cáncer de mamas
-Reduce la incidencia de depresión postparto
-Reduce las enfermedades cardiovasculares