Complejo Asistencial Dr. Sótero del Rio
Menú Principal
7 de enero de 2020

Funcionarios del Sótero en Melinka: compromiso más allá del deber.

Por quinto año consecutivo, funcionarios del Hospital Sótero del Río se desplazaron hasta la Región de Aysén para ofrecer atenciones médicas a los pobladores de la lejana localidad.

 

Este 14 de enero viajaron hasta la comuna de Melinka más de 90 funcionarios del Hospital para ofrecer atenciones médicas a sus pobladores. La comitiva, que fue despedida por autoridades del Hospital Sótero del Río, está conformada por cerca de 90 personas entre médicos, odontólogos, enfermeras, kinesiólogos, paramédicos, administrativos y auxiliares, que permanecerán en el lugar hasta el 28 de enero.

Corría el 2015 cuando el Grupo Folclórico del Complejo Asistencial Dr. Sótero del Río fue invitado al aniversario de la comuna de Melinka. Estando allá, en conversación con autoridades locales lograron detectar una necesidad básica: acceso a atención en salud.

Con esta tarea en mente regresaron a casa, planteándole la situación de los melinkanos al director del Servicio de Salud de la época, Dr. Antonio Infante, que accedió a colaborar, a través de la formulación de un proyecto. Así nace el Operativo de Salud de Melinka, cuya primera expedición se realizó en febrero de 2016.

Para el coordinador general del operativo, Nelson Quiroz, esta iniciativa ha ido creciendo rápidamente. “El primer año fuimos con oftalmología, kinesiología, enfermería. Haciendo capacitación y además visitas domiciliarias. Primero fuimos con 38 funcionarios, el segundo año subimos a 50, el tercero a 70 y ahora estamos casi en 90 funcionarios”.

El de 2020 será el quinto operativo, y según informó Quiroz “ya tenemos los equipos armados. Serán 18 médicos, 4 odontólogos, 4 kinesiólogos, 4 enfermeras, todo el equipo técnico, paramédicos, administrativos y auxiliares, para llevar adelante el operativo, que es 0 costo para la isla”.

Serán un total de 12 días de trabajo, tiempo durante el que un pedacito del Hospital se llevará hasta la austral isla para entregar servicios médicos a los que de otra forma no podrían acceder. Este año serán tres días más de atención porque se suma la parte quirúrgica para tratamiento maxilofacial y cirugías menores en el área dermatológica.

Esta iniciativa, que surge espontáneamente de un grupo de funcionarios, cuenta con el apoyo tanto del Servicio de Salud como de la Dirección del Hospital encabezada por el Dr. Gonzalo Menchaca. De hecho, este año “el director del Complejo nos autorizó a llevar equipos y que los medicamentos salgan de nuestra farmacia”, detalló el coordinador general.

Un hito en la historia del operativo se vivió durante julio, ya que por primera vez trajeron a un paciente de Melinka a tratarse en Puente Alto. “Como el Dr. Menchaca tiene como apéndice a Melinka, es parte de nuestra familia puentealtina, se tomó la decisión, se conversó con el cirujano, y Damari viajó a operarse con nosotros”, específico Nelson Quiroz.

Damari -de 16 años- fue diagnosticada de prognatismo, que consiste en una malformación dentofacial que le generaba un compromiso severo en la masticación, en la respiración y en el habla. Además de las repercusiones sociales asociadas a una patología de esta naturaleza.

Para su cirujano, Dr. Hugo Cooper, esta “es una patología que nosotros atendemos de forma frecuente en el Hospital. De hecho, se realizan entre 60 y 70 intervenciones por año. Pero dado que, en zonas extremas, como Melinka, la población no tiene al alcance especialistas, el hospital ha permitido que Damari realice su intervención acá”.

Afortunada y conforme con los resultados de su intervención se siente Damari Rain, quién expresó que “cuando yo tenía la malformación me costaba, me dolía la mandíbula. Yo pensé que después de la operación iba a ser más doloroso, pero no, me he sentido bien. Además, me siento afortunada porque no pensé que iba a tener esta oportunidad tan rápido, y muy feliz de haber sido la primera melinkana a la cual operaron aquí”.

Para el cirujano dentista Gonzalo Barría el operativo es “una iniciativa de amor, de compromiso con la gente”. Cuenta que en 2018 ya lo habían invitado, pero por agenda no pudo viajar. Este 2019 fue su revancha y no se arrepiente “quedé enamorado de Melinka y de su gente. La experiencia fue súper bonita, porque en realidad desde el punto de vista epidemiológico la necesidad es enorme, uno no la dimensiona”.

El especialista explica que fueron 9 días de trabajo intenso, cuyo objetivo fue responder a la necesidad de prótesis dentales para un total de 28 pacientes, en tiempo récord. “Para nosotros fue un tremendo logro, ya que nuestro laboratorista, Víctor Hugo, tuvo que llevar un laboratorio dental a Melinka. Además, el trabajo de prótesis en general demora cerca de 5 citas, lo que se traduce en un mes y medio de trabajo, acá lo tuvimos que hacer en un tiempo mucho más acotado”.

Lo más gratificante para el cirujano era encontrarse con sus pacientes los días posteriores y ver que lo saludaban con una amplia sonrisa, producto del trabajo protésico que habían realizado.

Es importante destacar la componente solidaria de esta iniciativa, ya que el personal que viaja a Melinka va en comisión de servicio sin viático y sin derecho a alimentación.