Complejo Asistencial Dr. Sótero del Rio
Menú Principal
1 de febrero de 2019

Dr. Gonzalo Menchaca Olivares, Director del CASR: “Quisiera que nuestros usuarios vengan a nuestro hospital sintiendo que, aunque pudieran elegir otro, tienen la suerte de llegar acá”

A sus 56 años y con una destacada carrera profesional, el Dr. Gonzalo Menchaca Olivares asumió este 1 de febrero, como Director Titular del Complejo Asistencial Dr. Sótero del Río (CASR), responsabilidad que se la toma con mucho entusiasmo y compromiso para entregar lo mejor a nuestros pacientes y funcionarios.

Sentado en su escritorio se muestra muy tranquilo y relajado. Más que una entrevista se transforma en una conversación fluida. Señala que, si bien su gestión se inicia de manera titular este 1 de febrero, él no ve mayor cambio en lo que viene haciendo desde julio del 2018 cuando asumió la subrogancia. “La formalidad de ser director la asumí cuando partí en este caminar, por lo tanto, seguiré trabajando como titular, pero me sentiré como si fuera un subrogante, porque uno es un ente transitorio en la institución bajo la confianza de los superiores y del equipo humano que toca liderar.  Los desafíos que me he propuesto durante este tiempo me mantienen entusiasmado y comprometido”, afirma.

Recuerda cuando a sus 18 años llegó por primera vez a este hospital siendo estudiante de primer año de medicina y en todo este andar ha pasado por distintos cargos. A sus 28 años ya atendía como pediatra. A los 30 años asumió la jefatura del intermedio pediátrico, a los 32 se hizo cargo de la subdirección médica y a los 37 años fue por primera vez director de este hospital. En el intertanto construyó su familia, se casó y tiene cinco hijos, quienes lo apoyan para seguir acá. Sin duda toda su vida la ha dedicado al servicio público y no por nada, nunca ha querido irse. “Llegué muy joven y nunca más quise irme y ahora menos. Estoy muy agradecido de todo lo que esta institución me ha dado y por lo mismo es hora de que yo devuelva la mano. Es mi deber asumir como director, pero no un deber obligado, sino un deber con agradecimiento, porque me gusta lo que hago, me entretengo y eso hace que hagamos cosas útiles”, asegura.

 Principales desafíos

Con respecto a los desafíos durante su gestión dice que lo que más le importa es que los funcionarios trabajen contentos, lo que se traduce en una atención mucho mejor para los pacientes. “Me interesa que conformemos un equipo que trabajemos menos para hacer más, y eso se logra en un ambiente de trabajo agradable, donde nos sintamos felices y no veamos al trabajo como una carga, sino como un espacio desafiante donde nos entretengamos al servir. Debemos lograr mayor armonía y mejor comunicación entre nosotros para que le demos un sentido a nuestra labor. Si logramos eso, nuestros pacientes se darán cuenta y obviamente la atención será mucho mejor”, aclara.

Otro de sus desafíos tiene relación con el crecimiento del hospital. “Para que sigamos creciendo debemos tener un poco de orden. Al tener un crecimiento vertiginoso podemos perder eficiencia al no fijarnos en partes del proceso menos visibles. Saber quiénes somos, qué hacemos, dónde hacemos el trabajo y cómo lo hacemos es fundamental”, puntualiza.

El tercer objetivo, corresponde al trabajo que se está realizando en lo que respecta al nuevo Hospital. “Me interesa lograr que en este periodo que estamos diseñando y construyendo el nuevo Sótero del Río seamos capaces de ver qué es lo que vamos a llevar y qué es lo que no (…) Nuestro objetivo es llevar lo mejor de nosotros y dejar atrás todos los obstáculos que hacen que tengamos ciertas deficiencias”.

Otra de las áreas de interés apunta a seguir posicionando al Complejo Asistencial no sólo como cabecera de la Red de Salud Sur Oriente, sino que también aportar en las áreas en que somos especialmente efectivos al resto de la red. “Si queremos que nos reconozcan como el mejor hospital en muchos ámbitos, tenemos que abrirnos a aquel que requiera de nuestra atención (…) las personas no tienen la culpa de no haber nacido en Puente Alto”, afirma.

Una meta este año es lograr la reacreditación, que es una herramienta clave para poder decirles a nuestros usuarios que se están atendiendo en un excelente hospital.  La Reacreditación sube varios escalones la exigencia, y por lo mismo muchas veces es más difícil que acreditar por primera vez. Si bien no es un fin en sí mismo, es un medio que nos permite ofrecer una atención más segura a nuestros pacientes”.

Mejorar los tiempos de espera

Con respecto a ciertas áreas críticas de la gestión hospitalaria como lo es el atochamiento -muchas veces- de las unidades de emergencia, los tiempos de espera en la entrega de medicamento en Farmacias o las listas de espera de especialidad, el Dr. Menchaca, muy optimista aclara que se puede mejorar esta situación, pero que solo se logra con el compromiso de todos. “Uno de nuestros grandes desafíos en el área de la hospitalización es llegar a aprovechar el tiempo de manera óptima durante la estadía del paciente para evitar que ésta se alargue innecesariamente y se produzca el atochamiento. Si logramos optimizar los tiempos podremos ser mucho más eficiente en la entrega de atención y las unidades de emergencia se verían mucho más aliviadas”.

Por otro lado, añade que existen muchos usuarios esperando atención y “nuestro desafío es llegar a ser un hospital sin listas de esperas (…) Puede sonar muy ambicioso, pero en algunos de nuestros equipos esto se ha logrado y con más ingenio y organización que otra cosa. Es cosa de que el resto se vaya contagiando de las mejores prácticas”, afirma.

 “No quiero que nos sigan viendo como la última opción de atención”

Su sencillez, entusiasmo y confianza en las capacidades del equipo humano del Sótero se visualizan en la conversación. “Tenemos que lograr que nuestros pacientes, familias y usuarios nos vean con confianza y de verdad sientan que van a recibir una buena atención. No quiero que nos sigan viendo como la última opción de atención, sino que lleguen a nuestro hospital sintiendo que, aunque pudieran elegir otro, tienen la suerte de llegar acá”, recalca.

Se escucha muy convencido de lo que dice y cómo no, si ha pasado su vida entera trabajando en esta institución. Conoce la realidad que se vive día a día. El sacrificio, los problemas, las ideas, las soluciones, las frustraciones y por sobre todo conoce y tiene las ganas de hacer un mejor hospital, un hospital que crece a diario con un excelente equipo humano para seguir haciendo de este hospital el más grande Chile.