Complejo Asistencial Dr. Sótero del Rio
Menú Principal
16 de noviembre de 2020

Día Mundial del Prematuro: Pequeños que luchan desde que nacen

Según datos de la OMS, cada año nacen alrededor de 15 millones de bebés prematuros en el mundo, equivalente a más de uno en 10 nacimientos.

Nuestro hospital cuenta con el programa de Atención Domiciliaria del Prematuro que busca evitar que los bebés deban salir de sus casas y se expongan a enfermedades infecciosas en sus controles, disminuyendo así nuevas hospitalizaciones.

Cada 17 de noviembre se celebra el Día Mundial del Prematuro con la finalidad de informar sobre los cuidados y los procesos médicos a los cuales se somete un bebé prematuro, además de exponer el alto riesgo de mortalidad que existe en estos casos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera prematuro a un bebé nacido vivo antes de las 37 semanas de gestación. A su vez, este grupo de recién nacidos se divide en subcategorías en función de la edad gestacional: prematuros extremos son los menores de 1500 grs o menores de 32 semanas y prematuros tardíos 32-26 semanas. “Aquellos prematuros extremos son aquellos que pesan menos de 1500 gramos al nacer y generalmente son los que tienen mayores complicaciones o mayor estadía hospitalaria”, señala la matrona de la Unidad de Cuidados Integrales del Prematuro (UCIPREM) de nuestro hospital, Lorena Riffo.

Durante el 2019, se hospitalizaron 870 bebés menores de 37 semanas en la unidad de Neonatología de nuestro hospital, de los cuales aproximadamente un poco más de 100 fueron prematuros extremos menores de 32 semanas o menores a 1500 gramos. La unidad de Neonatología cuenta con profesionales idóneos y equipamiento de primer nivel para darles seguridad y brindar los cuidados médicos necesarios para los recién nacidos.

Factores de riesgos y complicaciones al nacer

Dentro de los factores que inciden en el nacimiento prematuro de un bebé están las causas maternas que se relacionan con patologías asociadas al embarazo como preeclampsia, eclampsia, o enfermedades crónicas previas de la madre. De acuerdo a lo que comenta la Dra. Andrea Maccioni, médico neonatóloga de la UCIPREM, también están las causas placentarias que se relacionan directamente al desarrollo del feto (menor crecimiento o complicaciones que pueden comprometer su vida); y las causas infecciosas que pueden producir parto prematuro.

Es fundamental y muy importante que la madre realice todos los controles durante su embarazo, ya que de esta forma se tendrá un control adecuado prenatal, que permita la detección temprana de los factores de riesgo de un nacimiento prematuro”, puntualiza.

Con respecto a los riesgos que se expone un recién nacido prematuro, la especialista señala que existen muchas complicaciones, pero quienes tienen mayor riesgo de mortalidad son aquellos menores de 28 semanas de gestación (prematuros extremos). “Existe mucho más riesgo para los bebés que nacen antes de las 37 semanas a diferencia de un bebé que nace de término. Hay mayor inmadurez del pulmón, lo que conlleva a que el recién nacido deba estar en incubadora con ventilación mecánica y muchas veces cuando se va de alta debe seguir con oxígeno”.

También existen riesgos de retinopatía, enterocolitis necrotizante por la inmadurez del intestino, hemorragia intracraneal que puede ocasionar secuelas en el desarrollo neurológico del niño/a. Sin duda, los bebés prematuros se enfrentan a diversos riesgos que los tienen entre la vida y la muerte, pero son unos grandes luchadores y salen adelante a pesar de todo”, puntualiza la Dra. Maccioni.

Importancia de la leche materna

La leche materna aporta múltiples beneficios en un recién nacido y en el caso de los bebés prematuros, adquiere aún más relevancia. “La leche materna entrega una cantidad importante de anticuerpos que ayudan a la inmunidad del bebé (…) Contamos con el “protocolo de calostro” que busca entregar durante las primeras horas de vida del bebé prematuro esta leche que beneficia enormemente a su salud, además de estimular la lactancia de la madre”, señala la Dra. Maccioni.

Por su parte, la matrona Lorena Rifo, agrega que “la leche materna es el pilar fundamental para el desarrollo del prematuro, ya que tiene múltiples beneficios, disminuyendo por ejemplo la estadía hospitalaria y las infecciones, mejor tolerancia oral, mejor desarrollo cognitivo y motor, además de disminuir a largo plazo enfermedades crónicas como diabetes e hipertensión arterial”.

Añade también que “contar con un banco de leche en nuestro servicio, les da posibilidad de recibir los beneficios de la leche materna, aún si sus madres no han podido desarrollar una lactancia exitosa, disminuyendo así los riesgos de alimentar a bebés prematuros con fórmula”.

Rol de la familia en el cuidado del prematuro

El rol de los padres es fundamental en todo proceso del recién nacido. Se exponen a situaciones complejas cuando dejan a sus hijos/as hospitalizados con todos los riesgos que conlleva a un prematuro. “En el contexto familiar se intenta integrar a los padres en el cuidado de sus hijos/as, se cuenta además con un equipo multidisciplinario con psicólogo y asistente social, quienes se encargan de la evaluación de las familias, con la finalidad de ayudarlos en lo que requieran”, señala la matrona.

Durante los primeros meses de pandemia se tuvieron que suspender las visitas de las familias a la unidad de Neonatología, lo cual era aún más difícil para los padres no poder estar en contacto con sus hijos/as. Sin embargo, desde la unidad se aplicaron distintas estrategias para mantenerlos comunicados, “intentamos buscar distintas medidas de comunicación entre padres e hijos, se mandaban fotos todos los días de sus bebés gracias a celulares que fueron donados. Cada sala contaba con un celular y se podían hacer videollamadas para que los padres estuviesen más tranquilos”, comenta Lorena Riffo, matrona.

En tanto, la Dra. Maccione agrega que “nuestra unidad es abierta a la familia, nos preocupamos de que ellos sean activos en todo el desarrollo y cuidados de sus hijos/as durante el proceso de hospitalización (…) Se aplican técnicas de apego, como es la de “canguro”, por ejemplo , en la que la madre está con su hijo/a piel con piel, además de talleres de educación sobre los cuidados que requiere el bebé (…) Sin duda el rol de los padres es fundamental en todo proceso, tanto en la hospitalización como en la casa cuando está de alta”.