Complejo Asistencial Dr. Sótero del Rio
Menú Principal
1 de marzo de 2019

Colaciones saludables y dormir bien: Hábitos importantes para esta vuelta a clases

Comienza un nuevo año escolar y el regreso a clases se transforma en reto familiar. Pensar en las colaciones, útiles escolares, horas de sueño, etc. se convierten en rutina diaria, por lo que es imprescindible organizarse bien para hacer que esta vuelta a clases sea lo más tranquila posible.

Colaciones saludables

La vuelta al colegio trae distintas actividades en la familia. Una de ellas es pensar en las colaciones que a diario se les debe enviar a los niños/as para su jornada escolar, por lo cual el cuidado de la alimentación se hace fundamental y más difícil de controlar. La importancia de saber elegir lo más sano para ellos es fundamental para ayudar en su salud, considerando el aumento de la obesidad infantil que existe en nuestro país y que acarrea patologías como diabetes, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, dislipidemia, entre otras.

En este sentido, la nutricionista María Ximena Zaror nos entrega distintos consejos para saber elegir cuáles son las mejores colaciones para nuestros hijos/as y fomentar los hábitos saludables en ellos.

Uno de los principales consejos es que los niños/as no se salten el desayuno, ya que está demostrado que al desayunar aumentamos la concentración y disminuimos el riesgo de padecer obesidad”. Sugiere que los padres deben tener en cuenta que una colación no debe superar las 150 calorías, dependiendo de la edad del niño/a, y que es mejor elegirla ellos que darle el dinero al niño/a para que la compre.

La profesional añade que es fundamental incorporar los hábitos de vida saludable en la casa para que los niños tengan la costumbre de tener una alimentación sana y hagan deporte. “Por el sólo hecho de llevar una alimentación saludable vas a estar favoreciendo a que tu hijo/a en el futuro sea un adulto sano (…) Los hábitos que forjamos en la niñez repercuten considerablemente cuando somos adultos”.

Principales consejos:

-No saltarse el desayuno.

-Elegir alimentos (colaciones) sin sellos.

-Se sugiere llevar de colación frutas, palitos de verduras, huevo duro, galletas caseras, pan de molde con alguna proteína, frutos secos, leche o yogurt bajo en grasa.

-Preferir enviarles agua que jugo o bebidas azucaradas.

-Forjar una vida saludable en el hogar para que los niños/as tengan la costumbre de hacerlo también en el colegio.

Importancia de dormir bien

Otra de las rutinas importantes que se debe volver adoptar es respetar las horas de sueño para que los niños/as y adolescentes puedan tener mayor rendimiento en su jornada escolar. De acuerdo a lo que señala la neuróloga infantil, Dra. Romina Santibañez, más que tener un horario ideal, se debe respetar el tiempo total de sueño por día, “teniendo una rutina bien establecida y una correcta higiene del sueño, logrando para esto que el niño despierte y se acueste todos los días más menos a la misma hora. Si esto se cumple, en términos generales, se acepta que una buena hora para dormir según nuestra ubicación geográfica sería no más allá de las 21:00 hrs.”.

Con respecto a los signos que demuestran un mal dormir, la especialista añade que “el sueño es importante para un desarrollo neurológico adecuado por lo que se podría observar alteraciones tanto en la conducta evidenciándose en hipersomnia diurna, irritabilidad e hiperactividad, alteración en el rendimiento escolar y aprendizaje e incluso dificultades en el crecimiento”.

Añade además que podemos reconocer algunos signos de trastorno del sueño que se pueden evidenciar durante la noche como despertares frecuentes, ronquido nocturno, pausas respiratorias, dificultad para despertar por las mañanas y excesiva irritación al despertar.

En tanto, la especialista agrega que las recomendaciones de una higiene correcta de sueño en la adolescencia serían, por ejemplo:

-Evitar el uso de móviles e Internet inmediatamente antes de dormir.

-Fomentar la importancia de buenos hábitos de sueño y un ambiente favorable.

-Regularidad con los horarios de sueño.

-Evitar siestas.

-Evitar el consumo en ciertas sustancias como tabaco, alcohol o drogas, o el consumo de estimulantes como cafeína y bebidas cola, especialmente después de la comida del mediodía.