Menú Principal
12 de Marzo de 2018

Vuelta al colegio: la importancia de las colaciones saludables

Actualmente nuestro país se encuentra en el 6° lugar a nivel mundial en obesidad infantil y en el primer puesto en América Latina, cifras que alarman a la población y que obligan adoptar hábitos de alimentación saludable en los niños y niñas. Es por ello que la nutricionista pediátrica de la Unidad de Alimentación del Complejo Asistencial, Camila Ortiz Rumie, entrega distintos consejos a la hora de elegir qué colaciones enviar al colegio.

 La vuelta al colegio trae distintas rutinas y actividades en la familia. Una de ellas es pensar en las colaciones que a diario se les debe enviar a los niños/as para su jornada escolar. La importancia de saber elegir lo más sano para ellos es fundamental para ayudar en su salud, considerando las consecuencias que puede acarrear la obesidad infantil como enfermedades (diabetes, enfermedades cardiovasculares, entre otras) y su rendimiento escolar.

La obesidad infantil es una condición donde existe un exceso principalmente de grasa corporal, la cual afecta de manera negativa el bienestar del niño/a y pone en riesgo su salud. En este sentido, la profesional señala la importancia de que los padres o quienes están al cuidado del niño/a sean conscientes de la alimentación que les están entregando. “Muchas veces los padres les entregan dinero para que ellos decidan qué comer, y eso es una muy mala práctica, lo mejor es que nosotros como padres seamos los encargados de decidir qué alimentos comen y cuidar su salud”, señala.

¿Cuáles son las colaciones saludables que se deben enviar al colegio?

La colación nutritiva ideal no debería superar las 120 – 150 calorías dependiendo de la edad. Existen varias alternativas, como, por ejemplo: Fruta enteras sin pelar, chips de frutas deshidratadas envasadas, productos lácteos como el yogurt y leche con bajo contenido graso y sin azúcar adicionada, frutos secos y semillas sin sal, sándwich integrales con agregados saludables como palta, jamón de pavo, lechuga, tomate, quesillo, huevo duro, etc. procurando no enviar sal; verduras como palitos de zanahoria, apio, pepino, etc. Es importante que los padres conozcan el horario de recreo de sus hijos y solo se debe enviar una colación, aunque tengan más recreos durante la jornada escolar”.

¿Cómo se hace un hábito saludable para incorporar ese tipo de alimentación y no otras que son más llamativas para los niños/as?

Principalmente siendo constantes con una alimentación saludable y equilibrada en cuanto a cantidad y calidad de los alimentos, incorporando diariamente abundantes verduras y frutas; lácteos con bajo contenido de grasas; preferir el pescado, pavo, pollo o carnes rojas sin grasa; comer legumbres, granos enteros y beber mucha agua. Estos alimentos aportan una cantidad suficiente de proteínas, grasas esenciales, minerales, vitaminas, antioxidantes y agua. Gracias a ellos, el organismo de los niños funcionará bien y crearán los mecanismos necesarios para defenderse de las enfermedades. Todo esto acompañado de actividad física diaria”.

 ¿Cuál es la responsabilidad de los padres?

“Actualmente vemos que cada vez es más común que los niños/as decidan lo que quieren o no comer. Si nosotros como padres nos hiciéramos cargo de esta responsabilidad, se podría avanzar de una manera mucho más exitosa en la lucha contra la obesidad infantil. Es necesario crear hábitos de alimentación saludable, es decir, proporcionarles a los niños/as toda la energía y los nutrientes que ellos necesitan para crecer, desarrollarse y mantenerse sano”.

¿Cuáles son los principales consejos para los padres?

-No olvidarse de que los niños tomen agua.

-Consumir alimentos sin sellos.

-Aumentar el consumo de verduras y frutas.

-Preferir alimentos frescos y naturales.

-Incorporar la actividad física como parte de su rutina diaria.

Nutricionista Camila Ortiz Rumie, Unidad de Alimentación.