Complejo Asistencial Dr. Sótero del Rio
Menú Principal
29 de marzo de 2018

Recomendaciones para el consumo de pescados y mariscos durante Semana Santa

Durante Semana Santa existe un aumento en el consumo de mariscos y pescados, y por lo mismo, es fundamental conocer las recomendaciones para la compra, manipulación y consumo de estos alimentos y así evitar intoxicaciones o malestares gastrointestinales.

En este sentido, la Nutricionista de la Unidad de Alimentación de nuestro establecimiento de salud, Ximena Zaror, hace un llamado a la comunidad a elegir pescados y mariscos en buen estado y comprarlos en lugares sanitariamente establecidos. “Es muy importante que las personas compren en locales autorizados y no en el comercio ilegal, pues se arriesgan a comprar productos en mal estado muy perjudicial para su salud, ya que se desconoce su procedencia”, puntualizó.

También recalca la importancia de la correcta manipulación de estos alimentos. “Es necesario no perder la cadena de frío. Si no se va a consumir de inmediato hay que refrigerarlo y/o congelarlo, pues se pueden descomponer muy rápidamente”.

La especialista añade que, si bien es súper bueno comer pescados, no debe ser exceso, pues como otros alimentos, se deben respetar las porciones. “El omega 3 que aportan los pescados es súper necesario para nuestro organismo, pues aportan grasas saludables. Sin embargo, todo debe ser porcionado y evitar que el pescado se cocine frito, pues aumenta considerablemente las calorías y se transforma en poco saludable”, señala.

Principales recomendaciones:

* Comprar en lugares establecidas que cumplan con las condiciones sanitarias necesarias (conservación de los pescados y mariscos máximo 5° C).

* No comprar si tienen mal olor.

*En el caso de los pescados, fijarse que tenga una consistencia rígida (si se hunde a la presión del dedo, quiere decir que no está fresco). Ojos brillantes.

*Refrigerar el pescado si no se va a consumir de inmediato. O bien congelarlo para días posteriores.

*En el caso de los mariscos, como almejas, ostras, entre otros, deben estar cerrados. Si están abiertos es señal de que hay descomposición.

*En la preparación de estos alimentos se debe cumplir con las condiciones de higiene y manipulación. Lavado de manos, agua potable, superficies limpias, entre otros.

*Consumir pescados y mariscos cocidos.

Nutricionista Ximena Zaror, Unidad de Alimentación.