Complejo Asistencial Dr. Sótero del Rio
Menú Principal
5 de septiembre de 2018

Para disminuir posibles hospitalizaciones: Bebés prematuros reciben atención en sus domicilios tras ser dados de alta

*Control médico, de enfermería y de kinesiología, en sus respectivos hogares, son algunas de las atenciones que reciben los prematuros extremos menores de 32 semanas al nacer que son dados de alta del servicio de Neonatología del Complejo Asistencial Sótero del Río.

*Esta medida busca reducir los riesgos de contagio de patologías respiratorias que son la principal causa de re hospitalización en el prematuro extremo, durante los primeros seis meses post alta de neonatología.

Kiara y Mía son hermanas gemelas. Nacieron a las 27 semanas y estuvieron tres meses hospitalizadas en el servicio de Neonatología de nuestro hospital. Tras su alta, todos los controles, seguimientos y evaluaciones clínicas que necesitan, lo han recibido en su domicilio gracias a la puesta en marcha del Programa de Atención Domiciliaria del Prematuro.

En mayo de este año comenzó a funcionar el Programa a cargo de la Unidad de Hospitalización Domiciliaria y del Policlínico de Seguimiento de Prematuro de nuestro hospital, y tiene por objetivo disminuir el número de hospitalizaciones de este grupo de bebés; reducir la gravedad de estas hospitalizaciones; apoyar la lactancia materna; educar a las familias en el cuidado del prematuro; disminuir las consultas de urgencias y fomentar la estimulación de neurodesarrollo.

En este sentido, la Dra. Enrica Pittaluga, pediatra y encargada del programa, señala que “este proyecto surgió a raíz de una investigación que realizamos con la Dra. Ivonne D´Apremont en conjunto con la Dra. Zamorano, broncopulmonar e Ignacia Vásquez, enfermera del programa de seguimiento. Se analizó un periodo de 6 años (desde 2009 al 2015). Se encontró que un 38-40% de los niños/as que ingresaron al programa de seguimiento del prematuro, vuelve a hospitalizarse post alta de neonatología, principalmente de causa respiratoria, siendo el virus respiratorio sincicial el principal causante. El periodo de mayor riesgo fueron los primeros meses de haber egresado”. 

Positiva experiencia

Tras este estudio se creó el Programa de Atención Domiciliaria del Prematuro menor de 32 semanas, apoyado por la unidad de Hospitalización Domiciliaria, que traslada todas las atenciones clínicas hospitalarias del prematuro a su hogar, es decir, se evita que el bebé salga de su casa para los controles en el consultorio y en el hospital. “Mis hijas fueron las primeras pacientes del programa y de verdad me ha parecido maravilloso. Son niñas prematuras que requieren mucha atención médica, y que todos los controles y exámenes se los hagan en nuestra propia casa me parece fantástico. Durante estos dos meses que nos hemos visto beneficiadas, puedo decir que todos los profesionales del Hospital Dr. Sótero del Río se han portado excelente, nos vienen a ver siempre, las niñas reciben sus vacunas acá, no tengo que sacarlas al frío, evito que se contagien de muchos virus afuera (…) Les agradezco que se preocupen de ampliar su atención fuera del hospital, los hace mucho más cercanos también”, puntualiza Milena Retamales, mamá de las gemelas.

La Dra. Ivonne D´Apremont, pediatra y parte del programa, agrega que “lo que queremos es evitar que las madres expongan a sus bebés a espacios donde puedan contagiarse de algún virus, principalmente respiratorio, y lo que permitirá disminuir las hospitalizaciones a causa de ello. Por ende, el objetivo es trasladar los controles que tienen los bebés a sus domicilios para disminuir su riesgo de hospitalización, que muchas veces se da por exponerlos a tantas visitas al hospital, al consultorio o al servicio de urgencia”.

El Programa de Seguimiento al Prematuro ingresa entre siete y ocho pacientes al mes. Antes del alta, se realiza una entrevista con la madre, en la cual se le explican todos los detalles del programa, cómo funciona y si está de acuerdo en acceder. “En general tiene muy buena acogida (el programa). Una vez que el paciente se va de alta se ingresa a la ficha de Hospitalización Domiciliaria e inmediatamente se le coordina una visita antes de las 48 horas o un llamado telefónico, para constatar que el paciente está bien. La primera visita con médico y enfermera es antes de los 7 días, y esto puede ir variando de acuerdo a las necesidades del paciente. Puede que requiera más de una visita mensual o quincenal. Las visitas son de médicos con enfermera o kinesióloga, y en los pacientes oxígeno dependiente la visita es realizada por médico broncopulmonar, todo depende de los requerimientos que tengan”, añade la Dra. Pittaluga.

Así mismo, la Dra. D´Apremont recalca que “cuando uno visita a los bebés en sus casas uno lo que hace también es potenciar el rol de la familia en el cuidado del paciente. Uno cambia el paradigma de que la mamá traiga a su hijo/a al hospital, sino que ahora el hospital se traslada a su casa. Llevar a las familias al mismo terreno de lo que uno quiere hacer en el cuidado del recién nacido es fundamental para el tratamiento”, señala.

Añade además que otro aspecto que se busca es fortalecer el desarrollo psicomotor de los bebés, que al nacer prematuros es muy importante reforzarlo. En este sentido, Milena destaca el trabajo de la kinesióloga, quien a través de las terapias kinésicas ha estimulado mucho el desarrollo de sus hijas, principalmente de Mía, quien padece de una hidrocefalia. “Que la kinesióloga venga dos o tres veces a la semana a hacerle terapia a mis hijas es súper bueno, sobre todo a la Mía, quien lo requiere mucho más (…) Estoy súper agradecida de todo el equipo, porque gracias a todas sus visitas mis hijas están bien y han avanzado mucho en relación a lo que esperaban”, puntualiza.

El equipo de la Unidad de Hospitalización Domiciliaria y del Seguimiento al Prematuro, suma un nuevo servicio a los pacientes de nuestra zona sur oriente, otorgando al Complejo la posibilidad de dar respuesta a las necesidades de salud, y brindar mayor comodidad en la atención y tratamiento de sus patologías.

**Enfermera Ignacia Vásquez y Dra. Ivonne D´Apremont durante la visita a las pequeñas pacientes.