Menú Principal
28 de Mayo de 2018

Obesidad en el Embarazo: Principales cuidados

Tener sobrepeso y obesidad en el embarazo puede ocasionar complicaciones a la madre y al bebé, incrementa los riesgos tanto obstétricos como neonatales y además es un factor de riesgo antes, durante y posterior al embarazo en sí.

Es importante destacar que una mujer embarazada que comienza su embarazo con un estado nutricional normal debe subir un promedio de 10 a 12 kilos durante este periodo. Como explica la nutricionista Marcela Ahumada, profesional de la unidad de alimentación del Complejo Asistencial, “este aumento, entre 10 y 12 kilos, quiere decir que son más o menos 220 gramos semanales y el incremento de peso tiene que ser gradual, ya que va a ser de acuerdo a cómo va creciendo el bebé, el mayor crecimiento se da en el segundo y tercer trimestre del embarazo”, señala.

Explica también que a las futuras madres que tienen sobrepeso u obesidad, se les controla y educa en la alimentación. “La importancia de la alimentación saludable radica principalmente, porque se requiere un estado de salud que sea compatible con el nuevo ser que se está gestando. La futura mamá debe estar sana para poder crear un bebé sano”, añade.

Alimentación saludable para evitar riesgos

Una de las cosas más importantes para poder superar una obesidad en el embarazo es aprender a que no se debe comer por dos, sino que debe existir una alimentación mucho más equilibrada para evitar el sobrepeso, no se requieren grandes cantidades de comida, sino que hay que comenzar a hacer un cambio en la calidad de la alimentación. “Una mamita que tiene obesidad tiene que asistir a un control con nutricionista y lo que hace el profesional es ir adecuando la alimentación, para que no sea una dieta restrictiva, en el fondo es ir adecuando cantidades y tiempos de comida”, explica la profesional.

Además, como consejo para una mujer embarazada que tiene obesidad es ocuparse de esta condición y asistir al nutricionista para que le dé una pauta alimentaria. Lo ideal es comer más o menos cada 3 horas con un máximo en la última comida a las 9 ó 10 de la noche y si bien durante el embarazo se siente más hambre, esto se debe al cambio hormonal que ocurre durante ese periodo, “el tema es que puedes comerte un chocolate si te da antojo de chocolate, pero no abusar y además si no te lo comes no te va a pasar nada”, señala Marcela.

Algunas de las complicaciones que puede ocasionar la obesidad en el embarazo son aborto espontaneo, complicaciones durante el parto, como por ejemplo tener un bebé muy grande para su edad gestacional, lo que puede derivar en una cesárea, atraso del parto, siendo las condiciones más comunes la diabetes gestacional y la alta presión arterial o preclamsia. Es por ello, que la profesional recalca la importancia de una alimentación saludable durante este periodo y que se debe desmitificar lo mitos que se debe comer por dos durante esta etapa. “Llevar una alimentación equilibrada y saludable va a permitir que tanto la madre como el bebé estén bien. El sobrepeso trae consigo distintas patologías como diabetes gestacional o preclamsia, lo que puede llevar a un riesgo a ambos”, concluye.

 

Nutricionista Marcela Ahumada, Unidad de Alimentación del CASR