Menú Principal
26 de Septiembre de 2017

Dispositivo robótico mejora terapia en pacientes con daño neurológico

Verticalización, carga de peso en extremidades inferiores y movilidad programada son los principales beneficios que posee “Erigo”, un dispositivo robótico para pacientes que padecen deficiencias motoras y problemas neurológicos, y que mediante la tecnología permite una terapia de rehabilitación más efectiva.

“Erigo” es un dispositivo robótico integrado, que permite poner de manera vertical a un paciente con daño neurológico, que no tiene la movilidad inferior de su cuerpo. Este aparato, fue desarrollado como el primer sistema capaz de realizar de forma simultánea la verticalización del paciente y la estimulación relativa de sus piernas.

En Chile, la terapia con asistencia robótica es relativamente nueva, sólo un año lleva la empresa HOCOMA con su equipo “Erigo” en nuestro país y, ante sus buenos resultados a nivel mundial, el Complejo Asistencial Dr. Sótero del Río (CASR) logró un convenio para tener esta tecnología a modo de prueba y evidenciar la utilidad real sobre los pacientes.

Para la utilización de “Erigo”, la kinesióloga de la Unidad de Neurología, Piera Ramelli, tuvo que someterse a una capacitación para “lograr la certificación, especialmente por el cuidado que requiere la electroestimulación”, explica la profesional.

“Si bien existen daños neurológicos irreversibles, la calidad de vida del paciente es altamente mejorable y la robótica permite disminuir los tiempos de rehabilitación y de cama”, señala la especialista.

Durante el tiempo que “Erigo” esté en nuestro hospital, se complementará el trabajo de cada profesional con la tecnología de punta, la que ha mostrado ser una ayuda incluso para pacientes en distintas etapas de recuperación.

Con la convicción de aprovechar los avances tecnológicos, la kinesióloga señala que: “esperamos seguir enfocándonos como hospital en el bienestar de nuestros usuarios, invirtiendo en este tipo de equipos, el que permite realizar un trabajo multidisciplinario entre fonoaudiólogos, terapeutas ocupacionales u otros profesionales, a favor de la recuperación de nuestros pacientes”, concluye Piera Ramelli.

¿De dónde viene “Erigo”?

“Erigo” ha sido desarrollado en colaboración con el Centro de Lesión Medular del Hospital Universitario de Balgristen Zúrich, Suiza, y el Hospital Universitario Ortopédico en Heidelberg, Alemania. El proceso se ha realizado en estrecha colaboración con médicos, terapeutas, pacientes e investigadores que han permitido desarrollar un dispositivo orientado a la práctica clínica y al paciente.

El objetivo principal fue desarrollar un dispositivo de rehabilitación que permitiera una terapia de locomocióntemprana en posición vertical, superando las limitaciones de los aparatos de movilización pasiva convencionales, como los ergómetros, que proveen la velocidad de movimiento necesaria pero no generan un patrón fisiológico de carga en la planta del pie, y los aparatos para el movimiento pasivo continuo, que no son capaces de generar la velocidad de movimiento articular requerida para una adecuada estimulación aferente.

Beneficios de “Erigo”

Verticalización y movilización temprana

Incrementa la capacidad cardiovascular.

Acelera la recuperación del aparato locomotor a través de una estimulación senso-motora intensiva.

Modo pasivo: Desencadenar el flujo aferente

Modo Activo-asistido: Movimiento de reaprendizaje motor, preparación para el entrenamiento de marcha.

Previene complicaciones por pérdida de movilidad (por ejemplo: trombosis, atrofia muscular, úlceras por presión).

Mejora la alerta del paciente.