Complejo Asistencial Dr. Sótero del Rio
Menú Principal
17 de agosto de 2018

CRAI impulsa programa de Telemedicina para fomentar la Rehabilitación Auditiva a distancia

La rehabilitación auditiva corresponde a un proceso fundamental en el tratamiento que debe recibir un niño con hipoacusia, tras la cirugía de implante coclear o una vez implementado con audífonos. Sin ella, es poco probable que el niño aprenda a escuchar, le entregue significado al sonido, y posterior a ello, pueda desarrollar lenguaje verbal como una modalidad de comunicación.

Con la finalidad de fomentar la rehabilitación auditiva en pacientes pediátricos que están a punto de recibir un implante coclear o bien ya lo han recibido, el equipo del Centro de Rehabilitación Infantil (CRAI) de nuestro hospital, impulsó el programa de Telemedicina a distancia, que beneficia tanto a pacientes de regiones como del área de salud sur oriente de Santiago.

Desde el 2014, el Servicio del Otorrinolaringología en conjunto con el CRAI es centro de referencia nacional para implantes cocleares para pacientes pediátricos de la Red de Salud Sur Oriente y Norte de la región Metropolitana y de las regiones de Antofagasta, Atacama, Coquimbo, Maule y Magallanes, lo que significa que son evaluados antes y después de su cirugía de implante coclear, para seguir con la rehabilitación auditiva en los centros de salud, de los cuales vienen derivados. “A raíz de esta situación nos dimos cuenta de la necesidad y brecha que existe, sobre todo en regiones, en torno a la rehabilitación auditiva y a la falta de especialistas en el área. Por lo que nos surgió como equipo, la necesidad de implementar la Telemedicina para apoyar a distancia a los profesionales y a las familias en esta área, que es fundamental tras la cirugía de implante coclear”, señala Claudia Sepúlveda, fonoaudióloga y coordinadora de Telemedicina del CRAI.

Agrega que muchas veces “llegaban los niños/as con audífonos de adulto, o mal calibrados o simplemente no tenían rehabilitación auditiva. Cuando el niño/a se implanta acá debe venir cada cierto tiempo para calibrar el implante, al principio es cada un mes y después a medida que se va llegando a umbrales auditivos óptimos, debe venir cada 6 meses o cada un año. Pero es un proceso progresivo (…) y como vimos todas esas deficiencias, nos decidimos a implementar este proyecto, pues es injusto para un niño/a cerrarle la puerta al sonido”.

Este programa se pudo concretar gracias al apoyo del Ministerio de Salud, que facilitó las licencias y las plataformas desde la telemedicina para la conexión a distancia, además de gestionar las TIC de cada región para lograr que tanto la imagen como el sonido lleguen de la mejor forma; y de la Universidad Católica, que apoya al CRAI con horas de una profesional, para que cubra el trabajo de la fonoaudióloga que realiza la telemedicina.

Cómo funciona

A contar de junio de este año se puso en marcha este proyecto y en una primera etapa, se comenzó a trabajar con sesiones fonoaudiológicas con pacientes derivados de las regiones de Atacama, el Maule y del Hospital de La Florida. Se eligen a dos pacientes por centro, uno que está previo a la cirugía de implante coclear y el otro, ya implantado. Son sesiones de una hora cronológica, en la que la fonoaudióloga del CRAI se conecta vía video conferencia con el fonoaudiólogo, con el paciente y su familia. “En los primeros 40 minutos se van entregando estrategias que se han conversado previamente, chequeamos en conjunto con la familia el funcionamiento del implante, apoyo al profesional en toda la información que requiere y nos aseguramos de entregar todas las indicaciones y orientaciones a los padres, de esta manera poder empoderarlos y generar mayor adherencia al tratamiento. Los 20 últimos minutos de la sesión, es sólo para un feedback entre el profesional y yo y para plantear posibles objetivos y actividades para la próxima sesión”, enfatiza la profesional.

Para seleccionar los casos se realiza una reunión entre los profesionales del CRAI y el profesional tratante del paciente del centro de salud que viene derivado. “Se expone el caso y como nosotros ya conocemos al paciente, pues ya ha sido evaluado de manera multidisciplinaria por nuestro equipo antes y después de su cirugía de implante, sabemos su historia clínica y social. Eso nos permite tener una mirada integral del desempeño del niño/a y la de su familia, pero de todas formas para nosotros es fundamental la evaluación y apreciación del fonoaudiólogo tratante, que es quien dirige la rehabilitación auditiva en su hospital de origen”, recalca Claudia Sepúlveda.

Importancia de la rehabilitación auditiva

La rehabilitación auditiva es fundamental en un niño/a con hipoacusia y por lo mismo, es tan importante que el trabajo que realizan tanto los profesionales como la familia en torno a eso, se realice de la mejor forma. “Existen distintos mitos con respecto a que el implante es un dispositivo mágico, en el sentido que el niño/a al ser implantado escuchará de inmediato, y eso no es así. El implante permite el acceso al sonido, pero el proceso de rehabilitación es fundamental para que aprenda a escuchar. Si no hay esta rehabilitación no funciona. El implante permite el acceso del sonido, pero el cómo le doy el significado a ese sonido y que permita desarrollar lenguaje, sólo se logra gracias a la rehabilitación auditiva, siendo el compromiso de la familia el pilar fundamental en este proceso”, agrega la profesional.

El CRAI es un centro especializado en pacientes infantiles con deficiencia auditiva, cuenta con un equipo multidisciplinario compuesto por fonoaudiólogos, terapeutas ocupacionales, asistente social, médico pediatra, psicólogos, educadores diferenciales y musicoterapeuta, que trabajan en conjunto con el servicio de otorrino del hospital, para entregar un servicio y un abordaje integral tanto al paciente como a su familia.

Para la coordinadora de Telemedicina del CRAI, este proyecto significa apoyar y fortalecer una red de trabajo en torno a la rehabilitación auditiva de niños/as. “No porque sean de regiones podemos cerrarle las puertas al sonido y al proceso de rehabilitación auditiva, todo lo contrario. Buscamos un abordaje multidisciplinario tanto cuando el niño/a viene con su familia a nuestro Centro, como cuando está en su lugar de residencia”, enfatiza.

Para el segundo semestre de este año se espera comenzar con una segunda etapa del proyecto, que contempla una nueva capacitación para los fonoaudiólogos de los centros de salud de las otras regiones, con la finalidad de entregarles las herramientas teóricas y prácticas para dar paso al programa de Telemedicina.

Experiencia de los usuarios

Carolina Mansilla, es fonoaudióloga del servicio de Otorrinolaringología del Hospital de Talca, y es la encargada de la rehabilitación auditiva de los pacientes infantiles de la región del Maule que presentan hipoacusia y que tienen implante coclear o audífonos.

Durante más de un mes ha sido parte de este programa de Telemedicina y se ha visto beneficiada del feedback de nuestros profesionales. “El programa de Telemedicina ha sido una iniciativa positiva desde cualquier punto de vista. El CRAI es un referente nacional en el abordaje integral de los niños que presentan hipoacusia. Por esta razón, como servicio nos ha aportado en retroalimentar nuestro trabajo fonoaudiológico con los pacientes usuarios de implante coclear”, señala.  Agrega que les ha permitido potenciar los avances en relación a los objetivos planteados en las intervenciones, “nos ha apoyado en realizar una intervención centrada en la familia y ha mejorado la comunicación entre nuestro hospital y el centro implantador. De la misma forma se ha observado una mayor participación y compromiso por parte de los pacientes y familiares que participan de este proyecto”, puntualizó.