Complejo Asistencial Dr. Sótero del Rio
Menú Principal
27 de julio de 2018

28 de julio: Día Mundial de la Hepatitis

Cada 28 de julio se celebra el Día Mundial de la Hepatitis con el objeto de concientizar a la comunidad sobre los mecanismos de prevención del contagio de las Hepatitis A, B y C, además de apoyar la expansión de los servicios de pruebas, tratamiento y atención de esta enfermedad.

La hepatitis es una inflamación del hígado a causa de un virus, la cual puede evolucionar hacia una cirrosis o cáncer de hígado si no se diagnostica ni se trata a tiempo. Según lo que explica el Gastroenterólogo Dr. René Sánchez, de nuestro Complejo Asistencial, “la gravedad de la hepatitis está dada por la evolución aguda y fulminante con compromiso de conciencia, y tiene mortalidad de hasta 80 % dependiendo de la causa. La otra forma de gravedad está relacionada con la evolución crónica que puede llevar a largo plazo a cirrosis hepática y predisponer a cáncer hepático”, señala.

En tanto, la Dra. Blanca Norero, Gastroenteróloga y Hepatóloga del establecimiento de salud, añade que el diagnóstico precoz es clave para un buen tratamiento, considerando que la Hepatitis B y C muchas veces son asintomáticas. “No siempre esta enfermedad viene acompañada de síntomas, sin embargo, pueden aparecer algunos como, color amarillo de la piel y ojos, dolor abdominal, náuseas, orina oscura, fatiga, entre otros. Ante estos síntomas se debe acudir de inmediato a un servicio de salud”, aclara.

Formas de contagio

Existen distintos tipos de hepatitis, A, B y C son las más comunes, las cuales se transmiten de diversas formas dependiendo del tipo de virus. En el caso de la hepatitis A, se transmite a través de la ingesta de alimentos contaminados con aguas servidas. Está presente en las heces de las personas infectadas.

Las hepatitis B y C, corresponden a un gran desafío para la salud pública, afectando a 325 millones personas en todo el mundo (según cifras de la OMS). La hepatitis B, se transmite por la exposición a sangre, semen y otros fluidos corporales infecciosos, además se puede transmitir de la madre infectada a su hijo en el momento del parto. La hepatitis C, en tanto, se transmite principalmente por exposición de sangre contaminada, mediante transfusiones de sangre y derivados contaminados, inyecciones con instrumentos contaminados durante intervenciones médicas y el consumo de drogas inyectables.

Con respecto al tratamiento, éste depende de la causa. En este sentido, el Dr. Sánchez explica que “las hepatitis virales en general mejoran espontáneamente y no requieren tratamiento en la etapa aguda, excepto en caso de evolución fulminante. También pueden requerir terapia la hepatitis crónica por virus B y C, que es muy efectivo e incluso están dentro de los programas de patologías GES”.

Medidas preventivas

De acuerdo a lo que explica la especialista, una de las principales medidas de prevención es la vacunación. “Existe la vacuna contra la hepatitis A y B, por lo que es fundamental que las personas lo hagan”. Además, en el caso de la hepatitis A, mantener una adecuada higiene de manos y de los alimentos es fundamental en la prevención.

En la hepatitis B y C las principales medidas de prevención son: uso correcto de preservativo, pareja sexual exclusiva, no usar ni compartir jeringas durante el consumo de drogas intravenosas, realizar tatuajes y piercing con material desechable y en lugares autorizados por la SEREMI de salud.

La vacuna contra la hepatitis B, está incluida en el plan nacional de inmunización para todo recién nacido desde el año 2005. En el caso de una mujer embarazada infectada por el virus de la hepatitis B, se puede evitar la transmisión a su hijo mediante el uso de un medicamento y de la vacuna al recién nacido.

Es súper importante que las personas que tengan estas conductas de riesgo, se acerquen al servicio de salud más cercano para realizarse un chequeo, lo cual permitirá descartar o confirmar la enfermedad, lo que ayudará a un buen tratamiento”, agrega la especialista.  Por su parte, el Dr. Sánchez, añade como otra medida preventiva “el consumo moderado de alcohol; dieta sana y evitar el sobrepeso y obesidad; buen control de la diabetes; usar sólo medicamentos con clara indicación médica; vida sexual segura y protegida”, puntualiza.

Stand educativo

El equipo del Programa de Enfermedades Emergentes y Re emergentes de nuestro hospital, realizó un stand educativo en el marco de la conmemoración del Día Mundial de la Hepatitis, con la finalidad de informar y educar a nuestra comunidad sobre esta patología.

De acuerdo a lo que señala la Enfermera (s) a cargo del programa, Romina Zúñiga, “es importante realizar promoción y prevención en salud, en este caso el objetivo era dar a conocer los diferentes tipos de hepatitis, mencionando con mayor énfasis los mecanismos de transmisión y cómo prevenir el contagio”.  Se dispuso material educativo visual y se entregaron folletos, además de preservativos, sobre todo para la población adolescente, destacando la importancia de la prevención de acuerdo al tipo de hepatitis. “Mientras íbamos promocionando el stand, la población comenzó a generar interés, y a partir de aquello surgieron dudas, que fueron creando mini grupos para educar, es así como se les otorgó una pequeña charla informativa con la respectiva resolución de dudas. Una de las tareas principales de enfermería es la educación, una población informada es una población preocupada por su autocuidado”, finalizó la profesional.

Enfermera Romina Zúñiga, entregando información a una usuaria del Complejo Asistencial.

Dra. Norero y Dr. Sánchez, Gastroenterólogos de nuestro Hospital.